Tenencia responsable de mascotas


Home > VFCC Abogados Informa > Tenencia responsable de mascotas

Con el fin de proteger la salud y el bienestar animal, y determinar las obligaciones y derechos de los responsables de los animales de compañía, en agosto de 2017 se publicó la Ley 21.020 sobre tenencia responsable de mascotas y animales de compañía, conocida popularmente como “Ley Cholito” (“la Ley” o “la Ley 21.020”), cuyo Reglamento entró en vigencia el 17 de agosto de 2018.

Para efectos de determinar la aplicación de la Ley y su Reglamento, se definió a las mascotas o animales de compañía como aquellos “animales domésticos, cualquiera sea su especie, que sean mantenidos por las personas para fines de compañía o seguridad, excluyendo aquellos animales cuya tenencia se encuentre regulada por leyes especiales”.

Asimismo, se definió la tenencia responsable de mascotas o animales de compañía como el “conjunto de obligaciones que contrae una persona cuando decide aceptar y mantener una mascota o animal de compañía, y que consiste, entre otras, en registrarlo ante la autoridad competente cuando corresponda, proporcionarle alimento, albergue y buen trato, brindarle los cuidados veterinarios indispensables para su bienestar y no someterlo a sufrimiento a lo largo de su vida”. Además, agrega que la tenencia responsable comprende “el respeto a las normas de salud y seguridad pública que sean aplicables, así como a las reglas sobre responsabilidad a que están sujetas las personas que incurran en infracción de ellas, y la obligación de adoptar todas las medidas necesarias para evitar que la mascota o animal de compañía cause daños a la persona o propiedad de otro”.

Por otra parte, esta Ley prohibió expresamente el adiestramiento de mascotas dirigido a acrecentar y reforzar su agresividad, todas las peleas de animales de compañía organizadas como espectáculo y el maltrato animal.

Obligaciones del dueño de un animal de compañía[1]

El responsable de la mascota o animal de compañía será siempre su dueño o poseedor, y por tanto deberá responder civilmente de los daños que se causen por acción del animal. Sin embargo, quien lo tenga a su cuidado deberá responder como fiador.

El dueño o poseedor estará obligado:

  1. A la adecuada identificación del animal y a su inscripción en el Registro Nacional de Mascotas o Animales de Compañía. Para la identificación se podrán utilizar dispositivos externos o internos, como la implantación de un microchip que cumpla con la norma ISO 11784, que permitan la identificación permanente de la mascota. La solicitud a registro se podrá realizar ingresando a la página web https://registratumascota.cl/ o de manera presencial en la municipalidad que corresponda de acuerdo a la comuna en la que resida o se encuentre la mascota.
  2. A proporcionarle alimentación. Con el objeto de fomentar la tenencia responsable, se determinó que todos los productos alimenticios para mascotas y animales de compañía que se comercialicen en el país, deberán contener en su envase un espacio en que se informe al público lo que se entiende por tenencia responsable.
  3. Al manejo sanitario. El responsable debe preocuparse especialmente de la recolección y eliminación de las heces, con el fin de evitar malos olores y contaminación ambiental.

El lugar que el dueño o poseedor destine para la tenencia de su mascota o animal de compañía, deberá cumplir con las condiciones de higiene y seguridad que establezca el reglamento que para estos efectos dictará el Ministerio de Salud.

Por su parte, el Reglamento dictado por el Ministerio del Interior y Seguridad Pública establece expresamente el deber de entregarle a la mascota o animal de compañía un buen trato, debiendo su dueño, poseedor o quien se encuentre a cargo, mantenerlo libre de abusos y brindarle los cuidados veterinarios necesarios acorde a su especie y necesidades, no pudiendo someterlo a sufrimiento ni abandono a lo largo de su vida.

Especímenes caninos potencialmente peligrosos

El Reglamento estableció 9 razas o híbridos caninos como potencialmente peligrosos y fijó condiciones especiales para la calificación de otros por medio de una resolución administrativa o judicial.   

Las nueve razas o híbridos caninos potencialmente peligros corresponden a: Bullmastiff, Doberman, Dogo Argentino, Fila Brasileiro, Pitbull, Presa Canario, Presa Mallorquín, Rottweiler y Tosa Inu. Todos los caninos provenientes de la cruza en primera generación de uno de estos nueve ejemplares, junto con uno de cualquier otra raza, también serán considerados como especímenes potencialmente peligrosos.

Además, cualquier particular podrá solicitar a la autoridad sanitaria la calificación de un canino como potencialmente peligroso, cuando se cumpla con alguna de las siguientes condiciones:

  1. Tenga gran desarrollo de la masa muscular corporal y de los músculos masticatorios, además de gran volumen de cabeza, cuello y tórax.
  2. Hubiere causado lesiones menos graves, graves, castraciones, mutilaciones o la muerte a una persona.
  3. Evidencie dos o más registros de mordeduras a personas en el Sistema de Registro de Animales Mordedores del Ministerio de Salud.

Por su parte, el juez competente, previa denuncia de un particular, podrá calificar como animal potencialmente peligroso a un espécimen canino que haya causado, al menos, lesiones leves a una persona o daños de consideración a otro ejemplar de su misma especie.

En la resolución que califique como potencialmente peligroso a un espécimen canino, se podrá ordenar la prohibición de adiestramiento para la agresión, la obligación de mantenerlo en un cerco seguro, la contratación de un seguro de responsabilidad civil, la esterilización obligatoria e incluso la evaluación sicológica del dueño del animal.

Los responsables de estos perros deberán inscribirlos en el Registro Nacional de Animales Potencialmente Peligrosos de la Especie Canina, dentro del plazo de 15 días contados desde su adquisición o desde la dictación de la respectiva declaración administrativa o judicial, según corresponda.

Sólo una persona mayor de edad podrá tener la calidad de tenedor responsable del canino potencialmente peligroso, y será el quien deberá cumplir con las siguientes medidas de seguridad y protección:

  1. En los espacios públicos deberá mantener una permanente supervisión del canino, utilizando de forma obligatoria correa, arnés y bozal;
  2. Mantenerlo en su lugar de residencia en un espacio dotado de un cerco seguro, con la finalidad de evitar escapes y daños a personas u otros animales. En dicho lugar, el perro no podrá quedar al cuidado de menores de 18 años;
  3. Participar, junto con su canino, de un curso de adiestramiento de obediencia, y;
  4. Asistir a una charla sobre tenencia responsable de mascotas o animales de compañía, en el plazo 6 meses contados desde la inscripción en el registro respectivo.

[1] Toda contravención a esta Ley, que no cuente con una pena específica, será sancionada con multa de 1 a 30 UTM, sin perjuicio de la aplicación de lo dispuesto en el Código Penal sobre maltrato animal y en otras normas relacionadas. En caso de reincidencia, se podrá imponer hasta el doble de la multa.

Limitación de responsabilidad
Los contenidos y materiales de la página web no constituyen asesoría legal. Esta página web sólo tiene un fin informativo de carácter general. No pretende ser exacta ni completa. Está sujeta a actualizaciones y correcciones. VFCC Abogados no es responsable del contenido de páginas web con enlaces o links hacia o desde nuestra página.